Eduardo Gutiérrez Munnué es socio co-fundador de ON-A, estudio de arquitectura que investiga y desarrolla nuevas técnicas y materiales de fusión orgánica.

1. ¿Cómo comenzó un proyecto tan ambicioso y característico como es ON-A? ¿Cuál era vuestro objetivo en cuanto a diferenciación?

El proyecto de ON-A nació casi por inercia. Jordi y yo, socios fundadores, nos conocimos en el instituto, y estudiamos toda la carrera juntos. Y después de pasar 10 años con una persona, estudiando y trabajando, terminas por parecerte, por tener una visión muy parecida de lo que quieres hacer.

Ambos teníamos muy claro que queríamos idear un estudio de arquitectura distinto al resto: una arquitectura donde la innovación, en su sentido más amplio, estuviera siempre presente: desde la forma y geometría de los proyectos arquitectónicos hasta el uso de nuevos materiales, que no se estaban usando entonces, pasando también por la sostenibilidad.

La innovación ha sido la que ha marcado nuestro propio tipo de arquitectura, y la mejor manera de diferenciarnos con respecto al resto del sector.

2. Hablando de diferenciación, ¿qué creéis que hace diferente (y mejor) un proyecto de arquitectura?

Hay muchas formas de valorar los proyectos de arquitectura. Para nosotros, la valoración siempre está relacionada con los beneficios que un proyecto arquitectónico puede aportar a los usuarios.

Estos beneficios se pueden transmitir de muchas maneras: visual, de sensación espacial, táctil, o incluso de sensaciones más directas, como el olor.

Al final, lo que queremos transmitir es una emoción. Ése es nuestro principal objetivo cuando diseñamos proyectos: que cuando los presentemos, ya sea por su geometría o por cualquier otro aspecto concreto, provoquemos un wow en las personas presentes.

ON-A Arquitectos

3. Recientemente habéis iniciado una colaboración con Verdtical, empresa especializada en el sector de la Bioconstrucción. ¿Por qué os ha parecido interesante o importante apostar por la construcción sostenible?

Básicamente, porque la construcción sostenible ya no es el futuro: es el presente, y debe estar presente en toda la sociedad. Eso significa que, desde el arquitecto que diseña un edificio hasta el usuario final, tenemos que ser responsables con el medioambiente.

Al final, es una corriente que no solo depende de los que diseñamos o construimos. Todo el mundo debe aportar su grano de arena, porque aunque los arquitectos podamos diseñar un edificio basado en la Bioconstrucción, si los usuarios se comportan de forma contraria a lo que dicta la filosofía, no servirá de nada, o servirá de mucho menos.

Es como comprarse un coche que puede ir a 300 km/h en un país donde la velocidad máxima son 120 km/h: estás limitando las posibilidades de esa tecnología a la mitad, como sucede con las viviendas y edificios basados en la Bioconstrucción.

4. ¿Y por qué decidisteis colaborar con Verdtical y no con otra empresa para grandes proyectos de Bioconstrucción?

Lo cierto es que ya conocíamos a Daniel, CEO de Verdtical, y sabíamos de la amplitud de su proyecto, porque hace años nos instalaron un jardín vertical inteligente en la oficina. Sin embargo, a nuestro parecer, trabajamos con Verdtical porque engloban todas las escalas posibles.

Desde la integración de la sostenibilidad a una escala urbana, no hablando ya solo de Bioconstrucción, sino de todo el sistema de infraestructuras urbanas necesarias para conseguir ciudades sostenibles; hasta la escala más pequeña, donde podemos llegar más directamente al usuario, como podría ser en su vivienda o su zona de trabajo.

Proyecto ON-A

5. ¿Cuál es la mejor manera de combinar la innovación, que tiene un lugar predominante en vuestra filosofía, con el respeto por el medioambiente? ¿Cómo trabajáis en ese sentido?

La innovación, combinada con el respeto al medioambiente, puede venir desde muchos sectores, y nosotros, básicamente, nos basamos en dos líneas: la forma y la geometría, y el uso de materiales respetuosos.

En cuanto a la forma y la geometría, innovamos porque diseñamos con una orientación que busca la optimización de recursos y la captación de energía. Aplicamos la arquitectura paramétrica: por ejemplo, diseñamos la piel de una fachada para que, geométricamente, tenga mayor protección solar o mejor aprovechamiento, según dicha fachada dé al norte o al sur. Y para ello utilizamos programas con parámetros, que facilitan los cálculos de esa geometría.

Por lo que respecta al uso de materiales, si hablamos de Bioconstrucción, lo más importante es emplear materiales lo más respetuosos con el medioambiente como sea posible. No solo en su producción en fábrica, sino también en su extracción y origen. Por ejemplo, si empleamos materiales extraídos en China y tenemos que traerlos aquí, ese transporte deja una importante huella de carbono.

Tampoco es lo mismo utilizar materiales plásticos que pétreos en relación a dicha huella de carbono, pero no siempre es posible prescindir de los plásticos. La clave está en encontrar un equilibrio, e intentar siempre utilizar la mayor cantidad posible de materiales respetuosos con el medioambiente.

6. ¿En qué tipo de proyectos se integra mejor la Bioconstrucción (transporte, cultura, industria, comercial, residencial…)?

Lo cierto es que la Bioconstrucción se integra bien en todos los sectores, pero en el que más puede destacar es en el residencial, básicamente, porque es el espacio donde las personas pasan más tiempo, y donde más beneficios les puede reportar.

Está claro que no se pasa el mismo tiempo en un aeropuerto o en una estación de tren que en una vivienda pero es que, además, quien demanda un proyecto de estas características para su propia casa es porque está en la misma línea filosófica de respeto al medioambiente.

Al final, si tienes una casa con mucho ahorro energético de por sí, pero no adaptas la temperatura de la calefacción, por ejemplo, ese ahorro energético será menor. Pero todo va acorde, y quienes son usuarios de la Bioconstrucción tienen concienciación.

La idea es conseguir que lo que se está intentando hacer a nivel institucional (que la población sea consciente de la importancia de cuidar el medioambiente) se lleve a último término, y que la propia construcción sea autosuficiente. Además, por supuesto, de todos los beneficios que aporta a nivel de salud.

ON-A Arquitectura

7. ¿Y cuáles son concretamente esos beneficios para los habitantes de las construcciones o edificios?

Beneficios hay muchos, y no siempre cuantificados. Porque ¿cómo cuantificas el bienestar que te aporta estar en un entorno sano y verde? No podemos cuantificarlo exactamente, aunque sabemos que es beneficioso.

Por ejemplo, ahora está de moda tomar “baños de bosque”, porque se entiende que es beneficioso para la salud. Pues imagina construir una vivienda en la que ya te sientes como en un bosque, y que te aporta todo lo que te puede aportar un bosque.

En general, hay dos líneas claras en cuanto a los beneficios: la salud y el ahorro.

Por lo que respecta a la salud, la Bioconstrucción es beneficiosa porque se utilizan materiales que no emiten gases y no son dañinos para las personas. La construcción más tradicional nos expone a una gran cantidad de gases contaminantes que, a menudo, no conocemos. Si los materiales no son nocivos para nuestro cuerpo, y si encima estamos en contacto con materiales de la propia naturaleza, cuando en el fondo no dejamos de ser animales que están mejor en un entorno natural, no podemos negar la mejoría en cuanto a salud.

En lo que respecta al ahorro, está demostrado que las viviendas basadas en la Bioconstrucción se gastan una quinta parte de energía para mantener el confort a lo largo del año, con respecto a las casas tradicionales. Las viviendas se construyen con un ciclo de vida de cincuenta años, por lo que la inversión inicial se rentabiliza a lo largo del ciclo de vida del edificio.

Quien quiere un proyecto de estas características sabe de sus beneficios. Sabe que el plus que va a pagar por el proyecto se va a recompensar por mil en el uso posterior. Y además, por supuesto, sabe que la huella de carbono que deja en el planeta es mucho menor.

8. ¿Y para los promotores que colaboran en los proyectos? ¿Cómo explicarles la rentabilidad en este sentido?

En este caso, lo más importante es hacer hincapié en la imagen de marca que pueden transmitir al promover viviendas biosostenibles. Se trata de una forma más de Responsabilidad Social Corporativa, que te posiciona en el mercado como una empresa comprometida con el medioambiente.

También te posiciona como un promotor que tiene un producto mejor, que puede parecer más caro, pero que en el fondo se rentabiliza con creces y es más positivo para su salud. ¿Cuánto vale la salud de las personas que viven en la casa? Es importante destacar esto en este tipo de proyectos a la hora de promoverlos.

Vivienda Bioconstrucción

9. ¿Cuál es vuestra recomendación fundamental, como Asociados de BREEAM, para los proyectos sostenibles en construcción?

El BREEAM abarca muchos aspectos de la construcción, pero lo fundamental, para nosotros, es vigilar el consumo de recursos (de agua, de electricidad, de gas), porque esto es lo que perdura en el tiempo.

Al final, es lo que más impacto tiene en el planeta y en la economía. Si se tiene en cuenta el precio de estas viviendas al cabo de 50 años, contando sus consumos, una vivienda biosostenible es más barata en el tiempo, aunque parezca más cara a la hora de comprarla. Si vendiéramos las casas así, la gente compraría otro tipo de casas.

Además del consumo de recursos, es importante considerar el uso de materiales sanos, no contaminantes, y de comercio justo, y la ubicación de ese proyecto dentro de la parcela y del entorno, porque una mala orientación implica más consumo energético y menos confort.

10. ¿Cómo creéis que abre fronteras de negocio el apostar por la Bioconstrucción? ¿Qué perspectivas de futuro veis en este sentido?

Yo creo que la Bioconstrucción ha llegado para quedarse, para extenderse y para mejorar su propio proceso constructivo, mejorando cada vez más la vida de las personas y del planeta.

Como todo son mejoras, pienso que si apuestas por la Bioconstrucción estás ofreciendo un servicio más, y abriéndote un nicho de mercado como profesional. Además, te comprometes a cambiar tu forma de construir y de diseñar.

Entrevista a Eduardo Gutiérrez, co-fundador de ON-A Arquitectura
5 (100%) 23 votes